Revista Online
Astrologia
Del Mundo del esoterismo

MERCURIO, VENUS Y MARTE, LOS OTROS TRES PLANETAS PERSONALES

2 Mercurio, el más cercano al Sol, del que dista unos 58 millones de kilómetros, tarda 88 días en completar su órbita alrededor del astro rey y, después de Plutón, es el planeta más pequeño del sistema solar, menor también que la Tierra en un 40%. Dada su cercanía al Sol, del que nunca se aleja más de 28º, en la Carta Astral lo vemos situado muchas veces sobre el signo anterior o posterior donde está el Sol y a menudo, incluso, en el mismo signo y en Conjunción con aquél. Es decir, que los nativos de Leo, por ejemplo, podrán tener a Mercurio también allí mismo, junto al Sol o, como mucho, en Virgo o en Cáncer, que son respectivamente los signos siguiente y anterior a Leo. Mercurio debe su nombre al dios romano que en Grecia se correspondía con Hermes y, como éste, era el mensajero de los dioses pues traía y llevaba noticias de un lado a otro, del cielo a la tierra, de los hombres a los dioses, del mundo de lo conocido al inframundo o “más allá”, y viceversa, así que comunicaba ambos reinos entre sí y ayudaba además a los viajeros en sus desplazamientos, también, a quienes hacían el “último viaje”. De ese dios, al que suele representarse con sandalias y casco alados, recoge este planeta todas sus atribuciones que son las del gran comunicador, ágil de pensamiento y acción, habilidoso para idear, hablar o negociar, y poseedor de una astucia y simpatía naturales que le llevan a ser además el patrón de comerciantes, periodistas, escritores o… de ladrones y embaucadores, pues siempre sabe sacar provecho de sus trucos. En la Carta Astral Mercurio es la capacidad de expresión, análisis, síntesis, comunicación y razonamiento, el intelecto, la facultad para asociar ideas, el sentido comercial y de servicio a los demás, el pensamiento práctico, el ingenio y la agudeza mental. Rige a Géminis y también a Virgo y su símbolo es 2

3 Venus tarda unos 224 días en dar su vuelta al Sol y su diámetro mide 12.100 kilómetros, por lo que tiene casi el mismo tamaño que la Tierra. Después de Mercurio, es el planeta más próximo al Sol y, debido a ello y a su densa atmósfera compuesta principalmente de CO2, refleja más que ningún otro la luz solar. Su brillo es tanto, que podemos verlo sin telescopio y, como parece una estrella, es llamada además Lucero del alba y/o del ocaso según lo veamos brillar cuando se acerca el amanecer o en el crepúsculo. Venus debe su nombre a la diosa romana de la belleza y del amor , de idénticos atributos a la Afrodita griega, por eso en Astrología simboliza la capacidad de amar y de despertar amor en los demás, así como todo lo bello, estético, deseable, y fuente de placer y deleite. Su posición en la Carta Astral señala pues la forma que tenemos de amar, nuestras tendencias y posibilidades amorosas, así como el sentido del gusto, del tacto, de la estética, y la necesidad de rodearnos de equilibrio, estabilidad y armonía en la vida, relacionándose también con el erotismo, especialmente con la sexualidad femenina. Las bellas artes, y en especial las dotes para el canto, así como los collares, joyas y todo tipo de adornos que sirvan para realzar aún más su belleza, son también atributos de Venus. Y al igual que Mercurio, que está siempre cerca del Sol cuando oscurece o amanece, es regente de dos signos, como “estrella” de la mañana rige a Tauro, y como la del ocaso, a Libra. Su símbolo es 3

4 Marte es el que está más lejos del Sol de entre los llamados planetas personales y se demora cerca de 687 días en completar su órbita alrededor del astro rey. Su diámetro es de casi 6.800 kilómetros, por lo que mide la mitad del de la Tierra y es llamado también el planeta rojo porque en el cielo nocturno lo vemos brillar con ese color, debido a que su superficie tiene un alto contenido de hierro. Quizá por eso siempre se le relacionó, tanto en Grecia como en Roma, con el fuego y la sangre. Marte es el dios romano de la guerra, igual que Ares lo es para los griegos, famoso por su valor y su ánimo, su capacidad de iniciativa y decisión que le lleva a acometer con total resolución cualquier empresa y a afrontar sin temor alguno los peligros que halle por el camino, a veces de modo tan impaciente y audaz que podría rayar en la imprudencia. Su espada es la herramienta que nos ayuda a conquistar nuestro propio sitio en el mundo y a abrirnos paso en la vida, a luchar por lo que consideramos “nuestro” y defenderlo, a decir que “estamos aquí”, a autoafirmarnos y a expresar nuestra voluntad y energía, a “pelear” por lograr los que deseamos o para mantener lo ya conquistado. Representa el impulso vital, la fuerza y la energía emprendedora, el coraje, el empuje, la agresividad (ya esté bien o mal aplicada) el entusiasmo, la ira y el deseo sexual, especialmente la sexualidad masculina. Es el regente de Aries aunque es también afín a Escorpio, del que fue su viejo regente antes del descubrimiento de Plutón. Su símbolo es 4 
 

1  De la tórrida unión de Venus y Marte nació precisamente Cupido, similar al Eros griego, hijo de Afrodita y Ares. Es de resaltar, sin embargo, que Venus y Marte, al igual que Afrodita y Ares, no eran esposos sino amantes. Curiosamente, la hermosa diosa grecorromana del amor estaba casada con otros dios bastante menos agraciado llamado Vulcano en Roma y Hefaistos en Grecia, que era el herrero de los dioses y vivía apartado de ellos por haber nacido feo y lisiado. 

Por  

* Todos los precios son finales por minuto, IVA incluido. Las llamadas desde el móvil tienen un coste adicional de 0,36 €