Revista Online
Astrología
Del Mundo del esoterismo

EL TRÁNSITO DE JÚPITER A TRAVÉS DE LIBRA, DESDE AHORA HASTA EL 10 DE OCTUBRE DE 2017

Qué es un tránsito planetario: La Carta Natal muestra los puntos fijos dónde estaban los planetas en el momento del nacimiento pero, como éstos nunca dejen de moverse, en el transcurso de sus órbitas pueden formar diferentes relaciones o aspectos con los astros natales y otros factores de la Carta Astral, que es lo que llamamos tránsitos y que enlazan la posición planetaria en un determinado instante que queramos estudiar con la que ocupaban los astros durante el nacimiento. Sin embargo, sólo son dignos de estudio los tránsitos de Júpiter, Saturno, Urano, Neptuno y Plutón, pues se refieren a períodos de tiempo más largos y significativos. La Luna, por ejemplo, sólo tarda en cruzar un signo unos dos días y medio, por lo que su influjo sobre cualquier casa, signo o astro natal es muy pasajero. Los tránsitos de Mercurio, Venus y Marte se alargan algo más en el tiempo pero tampoco perduran demasiado, mientras que los planetas más lentos tienen siempre mayor peso pues sus efectos se hacen notar durante años y suelen indicar períodos más críticos. No obstante, el caso de Júpiter suele ser más halagüeño que el de Saturno, Urano, Neptuno y Plutón, por lo que se le conoce también como el “Gran Benéfico”. Nuestro mayor vecino celeste después del Sol y el más rápido de los planetas lentos también llamados “generacionales”, tarda unos doce años en dar una vuelta completa alrededor del Zodiaco, lo que significa que su viaje a lo largo de cada signo dura poco más de un año. 

Los tránsitos de Júpiter: Lo normal bajo la influencia de Júpiter es sentir un efecto positivo pues siempre se ha tenido como protector y portador de la buena suerte, simbolizando la extroversión, la capacidad de desarrollo y regeneración, el favor, el mecenazgo, la benevolencia, la expansión en todos los planos, y especialmente, la búsqueda del conocimiento, la filosofía, la religión, la ética, la ley, la justicia, el poder, la sabiduría, la magnanimidad y la beneficencia. Su posición en la Carta Astral o Natal muestra cómo podemos abrir ventanas al mundo entero, ampliar horizontes y radio de acción, viajar, aprender e incrementar conocimientos. Sin embargo, dejarse llevar por demasiado optimismo puede inclinar también a abandonarse a la buena vida, a dormirse sobre los laureles o a cometer algunos excesos y a ceder paso a la pereza, la indolencia, la desidia, la gula, la lujuria...  Júpiter promete fortuna y crecimiento pero hay que vigilar su inclinación a excederse, así como a la arrogancia y al dogmatismo. En cualquier caso, este planeta es el paradigma de la civilización y el progreso pero, también, del excesivo apego a la comodidad y a la exageración. Su día de la semana es el jueves, rige a Sagitario y era también regente de Piscis antes de que Neptuno fuese descubierto.

El tránsito actual de Júpiter por Libra: El que debe su nombre al principal señor del panteón romano, equivalente del Zeus griego, juez de todo el Olimpo y del que se decía que siempre “era precedido por la Fama”, ha estado recorriendo Virgo durante algo más de un año pero el pasado 9 de septiembre salió de allí para pasar a Libra, que será su afortunado anfitrión hasta el 10 de octubre de 2017, fecha en la que hará ya su entrada en Escorpio. Su tránsito a través de ese signo de aire, regido por la armoniosa Venus y cuyo atributo es la Balanza, favorecerá a los nacidos entre el 22 de septiembre y el 22 de octubre de cualquier año multiplicando sus mejores cualidades, como son, entre otras, el sentido de la justicia, del tacto y la diplomacia, de la estética y el arte, así como su capacidad para llegar a buenos acuerdos, ya sean afectivos o comerciales. Excelente posición pues para crear vínculos y uniones de todo tipo, asociaciones, matrimonios y relaciones personales o profesionales, y que podrá beneficiar además a abogados, jueces y otros profesionales vinculados con la ley pero también con la moda, la cosmética y todo lo que concierne a la armonía, al arte y la belleza. La tendencia natural de Libra a evitar tensiones o conflictos y a buscar el consenso con quienes le rodean se verá igualmente potenciada y fortalecida por la visita de Júpiter a su signo solar y, por supuesto, a quienes tengan el Ascendente en este amable signo de aire cardinal que da inicio al otoño y que está siempre en búsqueda del equilibrio entre los opuestos. También es cierto, no obstante, que durante casi la totalidad de su recorrido a través de Libra, Júpiter estará en tensión con otros astros, sobre todo con Plutón y Urano, dos de los planetas más lentos y por tanto generacionales del Zodíaco, que cruzan Capricornio y Aries respectivamente, por lo que es posible que los nativos de estos signos, junto con Cáncer (opuesto y complementario de Capricornio), y quienes nazcan además a finales de 2016 y en el primer semestre de 2017, se vean algo afectados especialmente para conciliar su vida privada con lo laboral. De todas maneras, tener a Júpiter como huésped siempre facilita las cosas, eleva la autoestima, incrementa el optimismo y es un privilegio, así que… enhorabuena, Libra. 

 

Por
 

* Todos los precios son finales por minuto, IVA incluido. Las llamadas desde el móvil tienen un coste adicional de 0,36 €